«Los títeres no tienen límites a la hora de trabajar con ellos»