David Cebrián: «Hay que querer y amar mucho al teatro para seguir en él, pero merece la pena»